domingo, 10 de octubre de 2010

Medio Pan y un Libro.




Locución de Federico García Lorca al Pueblo de Fuente de Vaqueros (Granada). Septiembre 1931.


Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre', piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!' Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura'. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.

Tomado de Segunda Cita y aparecido originalmente en http://red-latina-sin-fronteras.lacoctelera.net/post/2010/09/14/federico-garcia-lorca-medio-pan-y-libro

7 comentarios:

l-c-d-pandora dijo...

aaaaah... me parece perfecto... nada mas que la verdad...nada mas se le puede agregar..... es así como vivimos estos días, por lo menos los que no podemos pagar por los libros (yo debo pedirlos prestados)el verdadero poder reside en el conocimiento, por eso, mientras los gobernantes sean mezquinos, no se nos dará la oportunidad de acceder libremente a este tipo de bien espiritual.

nrp888 dijo...

Para algunos la computadora y la Internet han venido a sustituir a los libros y cada vez la exposición de una buena reflexión se hace mas escasa.

Con unos cuantos clics en la compu podes acceder al mundo, a un universo de información, pero también esa facilidad del clic hace a tu cerebro mas holgazán.

Yo creo que nada puede sustituir la lectura de un buen libro.Palparlo,estrujarlo, olerlo, señalarlo son para mi todo un ritual cuando estoy leyendo algo que me emociona. Saludos!!!!

Pandora dijo...

comparto completamente eso de hojear, el olor, sobre todo de esos libros viejos que cuentan mil historias y traen cicatriz, ese es un placer que nunca será sustituido por Internet, eso es algo q no puede ofrecernos... y menos mal... porque en eso puede estar la salvacion de nuestras almas hambrientas.

Anónimo dijo...

El libro es el cnocimiento fisico y mental del hombre , se facilita mas el conocimiento intelectual.Es mejor.Es preferible la lectura tradicional, de como hayo en dia la tecnologia con el internet es mas facil sin embargo mucho prefieren tocar pagina por pagina.

nrp888 dijo...

No solo de pan vive el hombre dijo Cristo cuando fue tentado por el diablo en el desierto después de haber ayunado 40 días y cuarenta noches. En nuestro caso, los libros,el conocimiento, la cultura, son el alimento espiritual que podrá derrotar el espejismo del neoliberalismo. Gracias por pasar !!!

Norah Mendez dijo...

No quieren que sepamos y cuando sabemos quieren robarnos la moral diciéndonos estúpidos, poca cosa, locos. Federico, nuestro hermano, habló por los siglos de los siglos hasta que los regímenes autoritarios sean arrasados por el amor y la cultura de la que él habla. Abrazos.

Ando triste, anoche murió una señora en el supermercado. No le alcanzó para pagar y la acusaron de robar, era una mujer humilde, la llevaron a un cuarto con cables de alta tensión y se electrocutó... la gente siguió comprando a pesar de lo sucedido, el esposo llegó y le cobraron lo que no pudo pagar aún cuando estaba muerta por culpa del supermercado y ahora ni los diarios ni la gente ni los blogs dicen nada... qué nos pasa?

nrp888 dijo...

Pues ya publicamos algo acerca de la joven madre que murió en el super selectos de mejicanos, te agradezco mucho la información y ojala que de este penoso caso se deduzcan responsables y se indemnice a la familia. Un abrazo para ti Norah.